Un vertido tiñe de gris el río Alvedosa
en Redondela